Poeta y basura

a

“En el jardín hay un cerezo dormido, pero parece muerto. Este otoño comenzó a sentirse apático, y la dejadez se apoderó de su espíritu. La vida, cansada de verle abúlico y desastrado, decidió que lo mejor sería que se tomaran un tiempo para reflexionar sobre su relación, y se marchó de vacaciones, dejándole en un estado de abatimiento que hizo que se fuera consumiendo poco a poco hasta que acabó por convertirse en lo que es ahora: el aletargado esqueleto de un cerezo; una osamenta de madera clavada al suelo, que solo espera que regrese la vida”.

martes, 26 de septiembre de 2017

El muro

En mi habitación hay un muro
tras el que se oyen ruidos
mientras duermo.
Se erigió de golpe
como quien no quiere la cosa
un día saliendo por la puerta.
Está enfrente de mi cama
clavándome su mirada
de hormigón inexpresivo.
Quiero saber qué hay detrás,
cruzar sus 30 pulgadas de grosura
pero... ¿y si desaparezco?
Puedo acercarme sigiloso
y esperar a que susurre
crujiendo su estructura.
Quizás así comprenda
sus críticas constructivas.
Hace tiempo lo intenté
pero al acercarme
sentí que se estremecía,
como si tuviera miedo.
"Es un muro sensible", pensé.
Y dejé que pasaran tres semanas
porque no quise molestarlo.
Esta noche,
antes de que me duerma
me aproximaré lentamente
y pegaré la oreja contra
la superficie fría,
hasta que me diga algo.
Puede que no quiera hablar,
que mute silencioso,
pero yo sé que
desea que lo atreviese
y en eso ando, mientras escribo esto,
estoy, ni más ni menos,
dentro de él.
¿Me escuchas?


Pseudónimo: Soy Tribu
Autor: AOR

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Vomita lo que pienses!

El viaje íntimo de la locura