Poeta y basura

a

“En el jardín hay un cerezo dormido, pero parece muerto. Este otoño comenzó a sentirse apático, y la dejadez se apoderó de su espíritu. La vida, cansada de verle abúlico y desastrado, decidió que lo mejor sería que se tomaran un tiempo para reflexionar sobre su relación, y se marchó de vacaciones, dejándole en un estado de abatimiento que hizo que se fuera consumiendo poco a poco hasta que acabó por convertirse en lo que es ahora: el aletargado esqueleto de un cerezo; una osamenta de madera clavada al suelo, que solo espera que regrese la vida”.

viernes, 3 de febrero de 2012

El gesto

Solo queda el gesto
de la paloma emprendiendo el vuelo,
del chistido del agua sobre la candela
o la sonrisa guardada de la mujer que amaste.

Quedan en los sueños agujeros,
ceniza en la memoria
y paseos demasiado tarde.

Yo creo que no por sastre
teje la muerte nuestro sendero
ni que la vida cobre sentido
si no siguiéramos los impulsos.


Verde, amarillo, gris…
qué importa el color de la duda humana
si, al final, solo queda el gesto.


Nítsuga Sotso Anibor © Todos los derechos reservados

8 comentarios:

  1. ¿Son los recuerdos un simple gesto?
    ¿Quedan las vivencias comprimidas en tan sólo uno de ellos?
    Desde el principio sabemos el final, durante el recorrido tomamos instantáneas, quizás por llevarnos algo más que el alma.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Gran poema sí señor, buena elección, compañero del alma, compañero.

    Mordisquitos desde Cáceres, loco

    ResponderEliminar
  3. Sólo queda el gesto y cómo nos agarramos a él a veces.
    Muy bueno.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Con un simple gesto mira lo que puedes llegar a emocionar...

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Sisi, la vida son pequeñas piezas que todas juntas le dan más color al arcoiris del sentido

    ResponderEliminar
  6. Hostia, hostia. Me siento como si me hubieran dado un bofetón. ¿Será así? Lo peor de todo es que me da la sensación que hago un esfuerzo de autoengaño para no creerlo. Un esfuerzo diario.
    Intensísimo y magnífico el poema. El gesto, la palabra y hasta lo bello. La idea también.
    El tema de tiempo me sacude, como la sonrisa guardada de la mujer amada y esos paseos. Demasiado tarde.
    Chapeau!!!

    ResponderEliminar

¡Vomita lo que pienses!

El viaje íntimo de la locura